Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

COBRANZA, GESTIÓN, COBRO AUTOMATICO, PRÁCTICA ABUSIVA

Concepto  2012024493-001 del 4 de mayo de 2012

 

 

Síntesis: Todo cobro trasladado al consumidor financiero por concepto de gastos de cobranza debe implicar el despliegue de una actividad real encaminada efectivamente a la recuperación de cartera y su costo debe corresponder a los montos previamente informados a los deudores. Se considera práctica abusiva el cobro a los deudores por concepto de gastos de cobranza en forma automática, es decir, por el simple hecho de incurrir en mora o sin mediar gestión alguna tendiente a procurar el recaudo efectivo de la obligación (letra b, numeral 8.2.3; letra g), numeral 9.7.2 y numeral 10.2).

 

 

«(…)    montos que se establecen para una mora de 30 y 60 días y además si en este tiempo las entidades financieras pueden cobran gastos de cobranza y honorarios de abogado.

 

En atención a sus interrogantes conviene precisar en cuanto hace referencia a intereses de mora, que no es factible suministrar dicha información en los términos solicitados. Lo anterior, toda vez que la función asignada por ley a este Organismo en materia de intereses se circunscribe exclusivamente a la certificación de la tasa del interés bancario corriente IBC cobrada por los establecimientos de crédito en distintas modalidades de crédito, esto es, microcrédito, consumo y ordinario durante determinado período; cometido que cumple a partir de la información financiera y contable suministrada por tales vigiladas. (Artículo 11.2.5.1.1 al 11.2.5.1.4 del Decreto Único 2555 de 2010).

 

Desde esta perspectiva la determinación de la mora tiene origen en el contrato formalizado entre las partes y sólo en el caso en que en el negocio examinado no se hubiese pactado una tasa de interés moratorio, se debe aplicar el interés moratorio equivalente a una y media veces el bancario corriente, previsto de manera supletiva en el artículo 884 del Código de Comercio.

 

A manera de ejemplo, a partir del 20.52% efectivo anual del IBC en la modalidad de créditos de consumo y ordinario (Resolución 465 de marzo de 2012), certificado por esta Superintendencia para el trimestre comprendido entre el 1° de abril y el 30 de junio de 2012, la tasa moratoria para ese mismo período no podría superar a una y media vez el IBC, esto es, el 30.78% efectivo anual EA; de lo contrario, la parte acreedora estaría incurriendo en el delito de usura tipificada en el artículo 305 del Código Penal.

 

El histórico de las certificaciones del IBC expedidas por esta Superintendencia desde 1971, aparece publicado en nuestro sitio Web www.superfinanciera.gov.co, enlace Información Relevante/ Indicadores/ Trimestrales.

 

De otra parte, en punto al cobro por gestiones de cobranza pre-jurídica por parte de las entidades bancarias, le informo la Ley de Reforma Financiera 1328 2009 (Título I: Régimen de protección al consumidor financiero) dispone que estos deben obedecer a la gestión efectiva que ejecute la entidad acreedora de manera directa o a través de terceros, con el objeto de recuperar su cartera morosa.  Con esta orientación, se impone a tales instituciones el deber de abstenerse de realizar cobro alguno por concepto de gastos de cobranza prejudicial sin haber desplegado una actividad real encaminada efectivamente a dicha gestión y, sin que previamente se hubiere informado al consumidor financiero el valor de los mismos (literal h, artículo 7).

 

Es así como, en cumplimiento de la mencionada obligación las entidades financieras deben observar en la recuperación de la cartera morosa, las instrucciones que sobre el particular imparte esta Superintendencia en los numeral 8, 9 y 10, Capítulo Sexto, Título Primero de la Circular Básica Jurídica 007 de 1996[1].

 

De modo especial, merece destacar como las reglas antes señaladas disponen que todo cobro trasladado al consumidor financiero por concepto de gastos de cobranza debe implicar el despliegue de una actividad real encaminada efectivamente a la recuperación de cartera y su costo debe corresponder a los montos previamente informados a los deudores. Se considera práctica abusiva el cobro a los deudores por concepto de gastos de cobranza en forma automática, es decir, por el simple hecho de incurrir en mora o sin mediar gestión alguna tendiente a procurar el recaudo efectivo de la obligación (letra b, numeral 8.2.3; letra g), numeral 9.7.2 y numeral 10.2).

 

(…).»

[1] El texto completo puede ser consultado en la página de Internet www.superfinanciera.gov.co, enlace Normativa/ Normas.