Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Muchos de las personas que acuden a nuestras oficinas indican que no se acercan a sus acreedores para plantearles la situación en la que se encuentran, por variadas razones en las que se encuentran el miedo, la remota posibilidad de encontrar una forma de superar la situación o por el simple hecho de no tener recursos suficientes para atender un acuerdo de pago. Sin embargo siempre, y reiteramos SIEMPRE usted debe acercarse a sus acreedores a informar de su situación.

No nos digamos mentiras, todos sabemos con alguna antelación así sea mínima que estamos en imposibilidad de atender nuestros compromisos financieros y una alerta temprana a nuestros acreedores va a tener las siguientes consecuencias:

1. Podrá ser percibido por su acreedor como un gesto de voluntad de pago irrefutable.

2. Va a ser mucho mas fácil encontrar vías de negociación y de reestructuración de sus deudas, ya que encontrará mayor receptividad por parte de su acreedor.

Si usted cree que va a tener problemas financieros en el futuro cercano o ya los está experimentando, cualquiera que sea la razón y así tenga la certeza que no va a poder tener posibilidad de pagar por más beneficiosas que sean las alternativas propuestas por su acreedor, acérquese! Consulte, indague, escuche y proponga fórmulas de pago que le permitan superar la crisis. Sin embargo NUNCA haga propuestas que no pueda cumplir ni suscriba acuerdos que sabe de antemano no se van a materializar pensando en ganar tiempo, ya que generará efectos negativos tales como la pérdida de credibilidad y lo que es peor, congelar el problema solamente hasta que se venza la cuota que usted no va a poder pagar.