No poder pagar sus deudas no es una circunstancia que permite a sus acreedores realizarle acoso. Si bien es cierto que usted no ha podido atender sus obligaciones por diversos motivos ajenos a su voluntad, debe tener muy en cuenta por encima de los intereses de su acreedor, se encuentran sus derechos fundamentales y sus derechos como deudor o deudora.

Para todos, una llamada “salida de tono” por parte de un cobrador o acreedor puede trastornar nuestras vidas y hacernos experimentar sensaciones variadas que van desde un sentimiento de permanente temor a perder los bienes, hasta persecución, estrés, insomnio, depresión y otros trastornos que no solo afectan al deudor, sino también a su núcleo familiar.

Es por ello que debemos hacer mención hacia las conductas que son permitidas y las que no, especialmente en temas de cobranza prejudicial.

En primer lugar habrá que mencionar que la ley 1328 de 2009, establece que “…Las gestiones de cobro deben efectuarse de manera RESPETUOSA y en horarios adecuados…” por ello usted debe determinar si la  gestión de cobro se esta realizando conforme con la ley y sus derechos fundamentales y para ello usted deberá tener muy en cuenta lo siguiente:

  1. No pueden realizarle llamadas fuera de horario hábil, salvo que COMPROBADAMENTE le hayan intentado contactar y no hubiere sido posible hacerlo en dichos horarios.
  2. No le pueden realizar visitas a su domicilio y mucho menos realizarle cobranza sin que usted se encuentre en dicho lugar y si se llegare a realizar dicha visita, no es legal que le dejen “razones”, “recados” o “Notas” con otras personas referentes explícitamente a su deuda.
  3. No es posible realizar cobranza en los mismos términos a los Codeudores o Avalistas.
  4. No pueden acosar ni dejar “razones”, “recados” o “Notas” por ningún medio con personas que usted haya indicado como “referencias personales”, ya que estas son solamente para la solicitud de crédito, mas no han autorizado en ningún momento su inclusión en bases de datos.
  5. No pueden referirse a usted de forma poco respetuosa, recuerde que usted es una persona con todo el ejercicio de sus derechos y nadie bajo ninguna circunstancia puede dirigirse a usted de forma irrespetuosa.
  6. No pueden usar Lenguaje desobligante con usted, recuerde que no solo el lenguaje grosero implica falta de respeto, sino que ese lenguaje dirigido a destruir su autoestima y a generar culpa también es una forma de acoso y de cobranza irrespetuosa.
  7. Nadie puede amenazarle directamente con la perdida de sus bienes. Los asesores o ejecutivos de cobranza están ahí para buscar soluciones a su problema y así lograr que sus deudas se normalicen, pero no pueden darle plazos perentorios bajo amenaza, cualquiera que sea esta (Legal o Ilegal) ya que esta conducta también constituye acoso y cobranza abusiva.
En oposición a lo anterior le está PERMITIDO a sus acreedores cuando realicen la cobranza:
  1. Tratarle con respeto, como persona que atraviesa una situación de incumplimiento ajena a su voluntad.
  2. Ayudarle a buscar soluciones indicando las alternativas que ofrece el acreedor.
  3. Escuchar su situación y buscar soluciones basado en ello.
  4. Respetar los horarios y días hábiles para realizar las llamadas y visitas de cobro.
  5. Solamente dirigirse a usted o a sus codeudores o avalistas para efectos de ventilar lo relativo a la deuda.
  6. Dejar clara su identificación y nombre, así como la compañía para la que trabaja y si la llamada está siendo grabada y monitoreada.
  7. Nunca utilizar amenazas o lenguaje desobligante y mucho menos plazos perentorios.
Si usted cree  ser víctima de un cobro abusivo podrá hacer lo siguiente:
  1. Dirigir una queja ante la superintendencia Financiera de Colombia, Defensor del consumidor Financiero siempre y cuando la entidad sea vigilada por esta superintendencia. se entiende que es Vigilada aún cuando el que realice el cobro sea un particular no vigilado, pero de donde provenga la delegación para el cobro  así lo sea.
  2. Dirigir a la superintendencia que vigile a la entidad que le realice el cobro abusivo una queja informando de la situación, si la entidad no está vigilada por la superintendencia.
  3. Si quien realiza el cobro es una abogado o dependientes de un abogado, puede solicitar el inicio de una investigación disciplinaria ante el Consejo Seccional de la Judicatura del lugar de los hechos.
  4. Si el cobro lo hace un particular pero hace uso de elementos coercitivos y amenazas, puede iniciar un trámite policivo e incluso penal.

Podemos ayudarle! Consúltenos.