Una normalizadora o una compañía de reestructuración de deudas permite que usted pueda lograr un plan de ahorro que le permita en un momento dado realizar acuerdos de pago ya sea total o parcial con una serie de descuentos sobre de las deudas ya sea sobre capital o sobre intereses o ambos.

El único problema que tienen este tipo de empresas es que NO PUEDEN garantizarle que vayan a suspenderse los procesos de embargo que tenga en contra y mucho menos que no vayan a demandarlo, salvo que exista un acuerdo de pago materializado, de tal manera que si bien es cierto sirven de mucha ayuda para ciertas circunstancias, en la mayoría de las situaciones de crisis, donde usted se encuentra con el riesgo de poder perder sus bienes o ingresos salariales, no son recomendables a no ser que se logren acuerdos de pago claros y dentro de sus posibilidades de pago, por lo que le recomendamos que si usted va adquirir este tipo de servicios se asegure de que este tipo de empresas hagan acuerdos concretos con los acreedores y no solo adquirir de planes de ahorro que no le van a garantizar nada diferente a lo que usted de manera directa puede lograr.

Nuestra firma se diferencia de las normalizadoras o reestructuradoras porque no, realizamos planes de ahorro ni otro tipo de planes para captar dinero de nuestros clientes sino que les garantizamos un plan de negociación de deudas de manera personalizada que les garantizará siempre estar protegidos ante demandas de acreedores y la protección de sus bienes y sus ingresos salariales, CON NOSOTROS SIEMPRE VA A CONTAR CON UNA PROTECCIÓN ANTE DEMANDAS Y EMBARGOS.