Liquidación Judicial de Sociedades

Cerrando ciclos en manos expertas 

¿Qué es una liquidación judicial de sociedades?

La liquidación judicial de una sociedad es un proceso que se adelanta ante un Juez Civil del Circuito o ante la Superintendencia de Sociedades si es del Caso, mediante el cual se pretende poner fin a la actividad comercial y dar finalización a la personalidad jurídica de una sociedad.

Mediante este procedimiento generalmente se busca convertir en dinero los bienes y activos de la empresa, para puedan ser distribuidos entre los acreedores de forma garantizada o en últimas adjudicar estos, a fin de atender el pasivo hasta el monto total de los activos.

¿Quiénes pueden solicitar la liquidación judicial?

Pueden solicitar este trámite las personas naturales comerciantes; las personas jurídicas no excluidas que realicen negocios permanentes en el territorio nacional, de carácter privado o mixto; las cooperativas sin actividad financiera; las Entidades sin ánimo de lucro;  las  las sucursales de sociedades extranjeras y los patrimonios autónomos afectos a la realización de actividades empresariales entre otras.

¿cuándo se puede acceder a una liquidación judicial?

Generalmente es recomendable acceder a este tipo de procesos, cuando la empresa no está desarrollando actividad, cuando la actividad de la empresa ya no tiene viabilidad financiera o cuando la Ley así lo ordena.

En estos casos se debe siempre tener en cuenta que usted debe actualizar la información  financiera y dejar sus cuentas en orden antes de iniciar el proceso. 

¿qué efectos tiene el inicio de una liquidación judicial?

La Norma establece una serie de consecuencias relacionadas con  el deudor y su actividad; con las obligaciones a su cargo; con los bienes y  con cuestiones de orden procesal.

Los efectos de la apertura o iniciación de la liquidación judicial son los siguientes:

  • La disolución de la persona jurídica.
  • La terminación de contratos.
  • La finalización de encargos fiduciarios.
  • La interrupción de los términos de prescripción y la inoperancia de la caducidad.
  • La exigibilidad de todas las obligaciones a plazo del deudor.
  • La prohibición de disposición de cualquier bien que forme parte del patrimonio liquidable.
  • La remisión al juez del concurso de todos los procesos de ejecución que estén siguiéndose contra el deudor.
  •  La preferencia de las normas del proceso de liquidación judicial sobre cualquier otra que le sea contraria.

¿Cuáles son los  pasos de una liquidación judicial?

 En términos generales, el proceso de liquidación judicial tiene las siguientes etapas.

  1. Apertura del proceso
  2. Presentación de créditos
  3. Presentación del proyecto de calificación y graduación de créditos e inventario valorado de bienes por parte del liquidador
  4. Enajenación de activos
  5. Pago de acreencias mediante la adjudicación de bienes
  6. Ejecución del acuerdo de adjudicación de bienes
  7. Presentación de la rendición final de cuentas
  8. Terminación del proceso.    

¿cómo podemos ayudarle?

1. Evaluamos la situación de la empresa.

Es necesario hacer un análisis detallado de la de la empresa, con el fin de obtener un diagnóstico preliminar de sus condiciones administrativas, operativas, legales y financieras, con base en la información provista por el cliente y que arrojará un diagnóstico y plan de trabajo a seguir.

2. Asesoramos en la preparación para el trámite

Como lo que se pretende es entregar la empresa para que el Estado la liquide a través de un proceso judicial y con intervención de un liquidador, asesoramos para que la Empresa se encuentre completamente preparada para el proceso de entrega y de liquidación. 

3. Asesoramos en la preparación documental

Para que la solicitud de liquidación judicial sea aceptada requiere reunir una documentación financiera y legal  que implica una labor dedicada por cuanto reflejan la situación de la Empresa y que debidamente elaborada garantizan el éxito del trámite. Por ello la firma hará los requerimientos pertinentes al cliente a fin de proseguir con las siguientes etapas.

4. Elaboramos la solicitud y la presentamos.

Una vez obtenidos por la Firma los documentos requeridos y realizada la preparación de la empresa, previa verificación del cumplimiento de todos los requisitos, se hará la elaboración de los documentos que integran la solicitud de admisión al trámite de liquidación judicial y serán presentados ante la Superintendencia de Sociedades o ante el Juez civil del Circuito competente.

5. Intervenimos en el proceso

La firma intervendrá en todas etapas del proceso de reorganización y representará los intereses de su empresa con el fin que se logren los objetivos de las estrategias adoptadas. Se hará un seguimiento permanente y se le informará mediante alertas tempranas los sucesos relevantes.

6. Acompañamos hasta el final

El servicio que prestamos le brinda cubrimiento y acompañamiento desde el momento mismo en que contrata nuestros servicios y hasta el momento en que se termina el proceso de liquidación judicial. 

Escríbanos

¿qué otros servicios prestamos?

Negociación privada

negociar de manera directa es el mecanismo que resulta más efectivo a corto plazo, logrando con este método recuperar las relaciones comerciales y crediticias de manera más rápida que con los otros mecanismos. 

Reorganización Empresarial

Mediante los acuerdos de reorganización judicial o extrajudicial, su empresa podrá lograr la recuperación y salvamento que tanto requiere, obteniendo mejores condiciones de pago que optimizan su flujo.

Liquidación privada

La Ley Permite la liquidación de cualquier sociedad comercial salvo casos específicos, de manera Privada, lo que que constituye una ventaja dada la posibilidad de celeridad del trámite y de manejo ante socios o accionistas, acreedores y entidades de vigilancia y control.